Web Oficial de la Comisión Mujer y Deporte del COE

ACTIVIDAD FISICA Y SALUD
realizar la actividad física tres veces por semana es ideal para mantener la salud



28/10/2008
- laverdad.es
Imprimir Noticia   Enviar a un amig@ 

Una de las estrategias clave en la prevención de las enfermedades cardiovasculares es la práctica de actividad física. Realizar ejercicio moderado, evitando de esta manera el sedentarismo, es un hábito de vida cardiosaludable, capaz de evitar el desarrollo de patologías cardiovasculares.

Controlar los factores de riesgo cardiovascular -hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, tabaquismo y sedentarismo- es la mejor estrategia de prevención. En este sentido, además del control de estos factores resulta primordial la adopción de hábitos de vida saludables, entre los que la práctica de ejercicio es fundamental, ya que no sólo mejora el estado de salud, sino que evita la aparición de enfermedades.

Con la organización de las Semanas del Corazón, que se realizan en distintas ciudades españolas -la última en Bilbao- la Fundación Española del Corazón (FEC) fomenta la práctica de ejercicio físico, a través de distintas actividades. En este último caso, propuso un paseo cardiosaludable, que consistió en un circuito guiado por la ciudad. A lo largo de esta marcha, se explicaron los beneficios del ejercicio -caminar, subir escaleras, nadar, montar en bicicleta, correr - para reducir el riesgo cardiovascular.

Lo ideal, según la FEC, es practicar ejercicio al menos tres veces por semana en sesiones de 20 a 60 minutos.

De hecho, los datos epidemiológicos indican claramente los efectos beneficiosos del ejercicio en la prevención de las enfermedades cardiovasculares y en la disminución de la mortalidad cuando la actividad física forma parte de las actividades laborales y recreativas.

Hidratación

Durante la práctica de ejercicio, las pérdidas de agua y sales minerales aumentan, asimismo, influyen las condiciones ambientales (temperatura, humedad y viento), el estado físico (nivel de entrenamiento) y la intensidad y el tipo de ejercicio.

Es conveniente, sin caer en excesos, hidratarse antes, durante y después del ejercicio físico, ya que cualquiera aunque sea moderado, produce la eliminación de cierta cantidad de agua y sales minerales además de un consumo energético.

Por eso es necesario el aporte de agua y aconsejable el aporte de azúcar y sales minerales para el correcto funcionamiento de la actividad muscular. Al menos en caso de ejercicio prolongado (aproximadamente 45 minutos o más) es necesaria la reposición hídrica con sales minerales y cierta cantidad de azúcares.

La FEC incide en la importancia de prevenir las enfermedades cardiovasculares, responsables de un tercio de las muertes que se producen en el mundo, concretamente fallecen al año 17,5 millones de personas por este motivo.
Un programa de actividad física frena el deterioro que causa la edad
El grupo de edad más numeroso en en siglo XXI será el de los mayores de 65 años, personas cuya capacidad disminuye a medida que decae su actividad física diaria.

Sin embargo, la Fundación Española del Corazón advierte de que gran parte de este deterioro se puede corregir fácilmente con sencillos programas de ejercicio. El ejercicio y la actividad física mejoran la salud, la capacidad funcional, la calidad de vida y la independencia.

Tanto la calidad del hueso como la fuerza muscular, la elasticidad, el sistema inmunológico o la eficacia cardiorrespiratoria mejoran considerablemente. Aumenta la memoria y reduce el riesgo de padecer depresión, ansiedad y estrés.

Un estudio del Instituto Karolinska (Suecia) constató que el ejercicio físico disminuye el riesgo de padecer cualquier tipo de demencia en la vejez y puede reducir hasta en un 40 por ciento el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular.

Igualmente, su práctica habitual mejora la composición corporal y, con ello, ayuda a controlar la tensión. Junto a una dieta cardiosaludable, reduce el riesgo de contraer diabetes tipo 2.

Por otra parte, en las personas que tienen una baja resistencia aeróbica, por lo que precisan ayuda para realizar las tareas de la vida cotidiana, la práctica de un ejercicio físico consigue mejorar su consumo máximo de oxígeno y les hace ganar independencia.

Además, se ha constatado que disminuye las cifras de colesterol en sangre y la grasa total del cuerpo.


Anterior
Subir

Instituto de la Mujer Consejo Superior de Deportes



 

Inicio | Comisión | Noticias | Hemeroteca | Artículos | Documentación | Juegos Olímpicos | Enlaces | Contacto
Agregar a favoritos | Página de Inicio |

17 Usuari@s

Comisión Mujer y Deporte -Comité Olímpico Español- C/ Arequipa 13, 28043 Madrid (España)