El debut de España hunde a Corea.  

El 0-0 con el que quedó el marcador tras el encuentro, favorecerá más a nuestra selección que a la coreana. Con este empate Corea lo tiene ahora muy difícil para mantenerse en la competición, sacar la cabeza en estos juegos les costará más de un esfuerzo a estas chicas, de ahí que pudiésemos entender las caras con las que terminaron, miradas un tanto perdidas mezclándose con el cansancio de un partido en el que habían luchado como leonas. 

La selección española saltó al terreno de juego sabiendo que se enfrentaría con uno de lo equipos más duros del hockey actual, Corea, una selección muy poderosa físicamente además de su excelente técnica de juego.  El encuentro fue intenso y ambas selecciones tuvieron que mantenerse alerta y ejerciendo una  presión continua sobre la otra, pues no quedaba sitio al despiste, que hubiese costado muy caro. Desde el primer momento España dejó claro que su debut en los Juegos, sería como mínimo estupendo y de este modo mantuvo a ralla a las coreanas. Demostró que algunas de sus jugadoras son auténticas virtuosas del stick y la bola se brilló al rojo todo el tiempo de área en área.

En el segundo tiempo las españolas nos llevamos un buen susto, al ver cómo Nuria Camon caía lesionada y tenía que abandonar el terreno de juego. Al parecer se quejaba de la rodilla y más de un@ vaticinó –¡menisco!-. De ser así España lo tendría difícil en sus futuros encuentros, al ser Nuria una de las piezas clave en la delantera de nuestra selección. Pero cuando quedaban nueve minutos de la segunda parte, nuestra Nuria volvió al campo un tanto renqueante y arropada por el clamoroso aplauso del público.

Tremendas oleadas ofensivas golpearon a nuestras chicas que supieron perfectamente cómo contrarrestar. Corea demostraba su capacidad y España sorprendió a estas con su carisma. Quedaban poco más de 2 minutos de partido y la tensión subía por momentos, el público con un silencio tenso se apretaba contra los asientos. Los tantos parecían llegar a cada momento pero la bola nunca tocaba red. Faltaba un minuto cuando una falta muy dudosa puso al equipo coreano a unos segundos del tanto con un penalty-corner que no cuajó. La bola se perdió fuera del terreno de juego y tras el saque de España, llegó el final del partido.

Hockey